Mexicano Controversial Mexicano Curioso

¿Y si expropiamos TELMEX?

EL TIEMPO ESTIMADO DE LECTURA PARA ESTA ENTRADA ES DE: 5 MINUTO(S).

Teléfonos de México S.A.B. de C.V. (TELMEX) es el nombre actual de la empresa, para los que no conocen mucho del tema, S.A.B. quiere decir Sociedad Anónima Bursátil, es decir, una empresa privada que cotiza acciones propias en la bolsa de valores.

Esta empresa en un principio resultó de la fusión de dos empresas transnacionales, posteriormente fue el capital mexicano de privados el que se hizo del control de ella, después en 1972 el gobierno mexicano se hizo del 51% de las acciones con lo que pasó a ser una empresa controlada por el gobierno, o sea, una empresa paraestatal.
Para quién no lo sepa; una empresa estatal es una organización en la que el Estado es el mayor accionista. El Estado puede poseer la mayor parte o la totalidad del capital social de dicha empresa.
En otras palabras, en 1972, TELMEX pasó a ser una empresa cuyo socio mayoritario era el gobierno federal.
Pero, ¿qué implica esto?
Una empresa paraestatal genera riqueza económica, pero las ganancias obtenidas pasan a las arcas del Estado directamente, en vez de ir a propiedad privada.
Por ejemplo, PEMEX es una empresa paraestatal, las ganancias que obtiene pasan a ser parte del presupuesto con el que cuenta el Estado para garantizar su funcionalidad.

TELMEX era una empresa que generaba dinero al gobierno federal, y fue así hasta alrededor del año 1990 cuando el entonces presidente de México, Salina de Gortari inició un proceso de privatización, con lo que TELMEX dejó de ser una empresa productiva del Estado y pasó a ser una empresa privada.
Los motivos para privatizar TELMEX fueron muchos, entre los principales “brindarle” la oportunidad de ofrecer más y mejores servicios, así como mejorar la infraestructura con la que contaba.

No obstante, casi 30 años después, TELMEX es una empresa propiedad de la iniciativa privada que no ha logrado ofrecer un servicio de calidad, y por si fuere poco, se ha convertido en un monopolio en el país ofreciendo servicios caros y en la mayoría de zonas de mala a pésima calidad. Si bien, es verdad que la empresa a invertido gran cantidad de capital en mejorar su infraestructura, esta mejora sólo puede ser experimentada si eres residente de una localidad de alta clase socio-económica; si eres residente de un pueblito es probable que batalles con tu servicio.

El simple hecho de que la empresa sea un monopolio ya es razón para preocuparse, ya que fija las condiciones de mercado evitando que entre los competidores.

En el año 2013 se aprobó la reforma en materia de telecomunicaciones, con ella se planteaba regular a esta empresa gigantesca, si bien, se le impusieron medidas que fomentaran la entrada de competencia al sector de telecomunicaciones, la realidad es que poco se pudo hacer para quitarle un mínimo porcentaje del mercado que actualmente controla.

Apenas hace unos días, el actual presidente de México, López Obrador anunció que ante el desinterés de las empresas concesionarias para brindar el servicio de internet de conectar al 80 por ciento del territorio nacional, que abarca a los pueblos más marginados, el gobierno federal les va a decir “háganse a un lado” y va a crear su propia empresa para garantizar la interconexión en todo el territorio nacional.

Es aquí que surge la duda.

¿Por qué en lugar de destinar recursos a crear otra nueva empresa de telecomunicaciones que entre al mercado mexicano se expropia a TELMEX?

El hecho de expropiar a TELMEX implicaría que el gobierno mexicano pasaría a ser el dueño de la empresa nuevamente, y el único costo a pagar sería una indemización que se le tendría que dar a los dueños actuales.

¿Acaso no sería más benéfico?

Expropiar a TELMEX convirtiría a la empresa privada en una empresa paraestatal, lo que quiere decir que las ganancias obtenidas en lugar de ir a caer en manos de privados pasarían directo a las arcas del Estado Mexicano.

El tiempo nos ha demostrado que poco o nada se puede hacer para tratar de regular al gigante de telecomunicaciones, por lo que siendo nuevamente una empresa estatal se podrían fijar precios más accesibles para los consumidores de estos servicios.
Porque si bien es una realidad que sólo el 20% de la población cuenta con acceso a internet, y la mayor parte del territorio no tiene infraestructura en sus comunidades, de nada va a servir seguir permitiendo que los ciudadanos que si tiene la posibilidad de rentar este tipo de servicios tengan que pagar altísimos costos por ellos.

FIN.

Comparte el amor...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments