Mexicano Cotidiano

La desconocida de siempre

EL TIEMPO ESTIMADO DE LECTURA PARA ESTA ENTRADA ES DE: 7 MINUTO(S).

¿Alguna vez te has percatado de que conoces gente que no conoces? Sí, leíste bien, y es que como seres humanos que llevamos a cabo ciertas actividades de manera constante como por ejemplo, estudiar, trabajar, hacer ejercicio o deporte, ir de compras, etc., solemos ser tan precisos en nuestros horarios con el fin de que nos rinda el día, llegando al punto de poner nuestro despertador todos los días a la misma hora, y en promedio nos tardamos normalmente el mismo tiempo en salir corriendo al trabajo, a la escuela, o a donde sea que salgamos por las mañanas, tardes o noches; este conjunto de actividades que hemos nombrado: rutinas vienen acompañadas de algo que llamamos: coincidencias, y aunque yo soy una persona que considera que las coincidencias no existen, muchos otros si creen en ellas; pero, ¿a qué me refiero con coincidencias?, lo menciono haciendo referencia al hecho de que nuestra rutina provoca que estemos diario aproximadamente a la misma hora en el transporte, o en algún punto específico de la escuela o camino a ella, o en algún lugar camino al trabajo, y aunque parece algo raro, es algo que realmente pasa, lo anterior provoca que otra persona que lleve a cabo su propia rutina y que por algún motivo tenga horarios y rutas parecidas a las tuyas esté en el mismo lugar y a la misma hora que tú, es así como se crea a la persona “desconocida de siempre”.

 

Derivado de lo anterior se puede definir a la desconocida de siempre como una persona que por sus actividades rutinarias coincide contigo de manera constante en un lugar y hora específica.

A lo largo de nuestra vida convivimos mucho con este tipo de personas, sin embargo es muy complicado determinar la primera vez que viste a la desconocida de siempre, esto se debe hasta donde yo lo entiendo al hecho de que tú realizas tus actividades de manera personal y sería algo complicado aprenderte la cara de todas las personas con las que coincides a diario, sobre todo porque a la mayoría de ellas no las volverás a ver en tu vida, por lo que cuando te encuentras a la misma persona de forma habitual cada vez que la ves comienzas a familiarizarte con ella y es por eso que en algún momento puedes decir: a esa persona yo la conozco, no tengo ni idea de quién es, pero la conozco.

Y si bien con el paso del tiempo puede que únicamente te acostumbres a la presencia de esa desconocida de siempre, es decir, el caso de que te sea indiferente, puede también darse el caso de que comiences a sentir una especie de curiosidad que derive en un proceso que yo he nombrado: “conociendo a la desconocida de siempre”. A continuación te describo brevemente las etapas de este proceso.

 

“Conociendo a la desconocida de siempre”

Primera fase: “No a la indiferencia”

En esta primera etapa ya identificaste a la desconocida de siempre, pero lo que resalta aquí es que comienzas a desear saber un poco más acerca de ella, por lo menos saber su nombre y si es que tu existes para esa persona, porque debemos admitirlo, puede que la persona ni siquiera haya notado que coincidimos con ella de manera habitual, y esto puede deberse simplemente a que la persona es sumamente distraida; en esta fase se determina si queremos llevar nuestra curiosidad más allá o simplemente dejarla así, en caso de que optes por lo primero se procede a la siguiente fase.

Segunda fase: “Indagando”

Esta parte del proceso es cuando, como se dice coloquialmente, ponemos las cartas en la mesa y procedemos a armar un plan de acción, lo que me gusta de estos planes es que como todos tenemos una educación distinta, todos reaccionamos de maneras diferentes y cada persona arma su propio plan, lo que provoca que se creen planes que tú nunca hubieras imaginado, el plan va a variar dependiendo de la meta que queremos alcanzar, porque tu puedes tener como meta simplemente iniciar una conversación con esa persona, pero existe gente que va a tener como meta el matrimonio, estoy de acuerdo que suena exagerado, aunque hay casos en los que si llega a ocurrir.

Tercera fase: “El plan auto-ejecutable”

La fase esperada es esta; aquí es el momento en este proceso en el que se pone en marcha el plan, que como bien mencioné en la fase anterior dicho plan será personalizado, si lograste sobrevivir y llegar a esta etapa debes estar consciente de que tu plan debe tener otro plan alterno por si el primero falla, o el hecho de que puedes tener que probar una considerable cantidad de planes.

Cuarta fase: “La vida debe seguir”

El nombre otorgado a esta fase es “tres en uno”, lo anterior se lo debemos a que esta etapa es la adecuada para saber los resultados del plan auto-ejecutable, y como dicen por ahí, “no todo es color de rosas”; nuestro plan va dar resultados, no siempre dará los esperados, pero sí dará, se pueden englobar en tres resultados generales.

Resultado 1: Objetivos cumplidos

Este resultado contempla que lograste tus objetivos, pudiendo ser desde que ya tienes a una persona con la que podrás intercambiar el saludo, iniciar una amistad, un noviazgo o un matrimonio, etc.

Resultado 2: Resultados inesperados

Si llegaste aquí es porque tu plan auto-ejecutable fue llevado a cabo, sin embargo únicamente se puede controlar la vida propia, es por esto que los resultados pueden ser distintos a los que esperabas, y con esto se abre la posibilidad de que sean mucho mejores de los que tu te planteaste o que simplemente el resultado haya sido tal que tengas que leer el siguiente caso.

Resultado 3: El rechazo de la nueva conocida

Este es el resultado que menos deseamos conocer, sin embargo, llegar al mismo puede deberse a las circunstancias externas o a una decisión propia, estoy de acuerdo que lo más común es que el rechazo sea obra de que la otra persona no desea ser ni siquiera tu conocida, pero también puede darse que una vez que tú comiences a conocer a esta persona decidas que no quieres tener nada que ver con ella.

Independientemente del tipo de resultado que obtengas debes saber que es tu deber afrontar la situación y continuar con tu vida.

Estamos de acuerdo que lo más fácil sería simplemente hablarle a la persona, pero como a muchos nos gusta integrar eventos que nos provoquen diversas emociones, yo recomiendo pasar por las cuatro fases simplemente para tratar de conocer a la desconocida de siempre.

FIN.

Comparte el amor...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments