Mexicano Reflexivo

Coronavirus: reflexión

EL TIEMPO ESTIMADO DE LECTURA PARA ESTA ENTRADA ES DE: 7 MINUTO(S).

El tema de la pandemia que marcó el año 2020 a causa del virus conocido mundialmente como COVID-19, es algo que está en boca de todos actualmente, y que como pintan las cosas al momento de que estoy escribiendo texto será algo que estará en la vida de todos por un largo tiempo más.
De hecho aún no termina el mes de enero del 2021 y ya parece que este año será más difícil -en todos los sentidos- que el anterior.

No se sabe a ciencia cierta que es lo que pasará con nosotros, si la pandemia se controlará, se saldrá de control, o qué pasará. Nadie puede asegurar nada con precisión. Pero, es en las crisis cuando nos vemos forzados a afrontarlas y a aprender de ellas como seres humanos.

Reflexionemos un poco.

¿Qué nos ha enseñado la pandemia?

No somos eternos: Lo primero que considero que podemos observar es algo que aunque es muy obvio y siempre ha estado presente, muchas veces nos olvidamos de ello, los seres humanos a nivel individual (y creo que a nivel sociedad) tenemos una vida que es finita, somos seres que lo único que tenemos seguro es la muerte. Es una realidad que hay que tratar de vivir lo mejor posible y aprovechar al máximo todo el tiempo que estemos vivos, pero no hay que comportarnos como si fuéramos a ser eternos; creo que hay que recordar y siempre tener presente lo frágil y el grandísimo valor de la vida humana.

Diferencias económicas: Otra cosa que nos ha mostrado la pandemia es que los seres humanos somos iguales biológicamente y poseemos el mismo valor, de hecho, a través del tiempo nos han querido vender la idea de que el valor nos lo da la cantidad de dinero o bienes que poseamos, algo que es completamente errado. Las diferencias económicas sólo fueron creadas y han sido mantenidas por gente que quiere tener privilegios sobre el resto de la población. El virus nos ha enseñado que el puede llegar y arrebatarle la vida a todos por igual, sin importar su posición económica. Incluso el presidente actual de Estados Unidos resultó contagiado, siendo que es considerado la persona más poderosa del planeta. Lo que nos ha enseñado esta pandemia es que debemos de erradicar las diferencias económicas, ya que todos somos iguales.

Sistemas de salud al borde del colapso: Nos mencionan mucho que los sistemas de salud están al borde de colapsar, nos exigen que demos soluciones, pero, son pocos los que cuestionan porque en pleno año 2021 los sistemas de salud no son capaces de afrontar una crisis sanitaria como lo es una pandemia, pese a que a lo largo de la historia han existido muchas pandemias. Lo cierto es que los sistemas de salud sólo son una víctima más del sistema económico que sólo existe para beneficio de minoría y no para el beneficio de la humanidad. Este sistema económico llamado capitalismo sólo genera caos; es por esta razón que los sistemas de salud no pueden progresar y sólo están de adorno.

Sistema económico inviable: Son demasiadas personas las que aplauden el capitalismo, lo cierto es que la pandemia lo único que está haciendo es mostrar el verdadero rostro de un sistema económico que sólo privilegia a un puñado de personas. Lo cierto es que las empresas se ven forzadas a operar y por ende, obligan a sus trabajadores a arriesgar sus vidas para seguir produciendo, porque de otra manera el sistema económico -perfecto para muchos- colapsaría.

Conciencia social nula: La pandemia ha puesto al descubierto que no existe una conciencia social, que cada quién ve por su propio beneficio. Mientras algunos arriesgan su vida por ir al trabajo o a comprar despensa, otros están en fiestas o de vacaciones sin importar que lo único que se va a ocasionar es que la pandemia se agrave para todos. Estas personas no es que sean malas o ignorantes -en el sentido despectivo de la palabra-, estas personas que buscan sólo su beneficio, sólo son producto del sistema económico. Si queremos que en algún momento la humanidad tenga conciencia social debemos reeducar; empero, esa educación sólo se puede concretar si desaparecemos el sistema económico que sólo pudre a la gente.

Los problemas no desaparecieron: Pareciera que cuando todo esto termine todo estará muy bien; realmente no es así. Los problemas que teníamos como humanidad y como seres individuales ahí siguen, algunos de ellos sólo se movieron en el tiempo para esperarnos más adelante, otros los estamos afrontando a la par de esta emergencia sanitaria. No debemos olvidarnos o creer que la pandemia vino a corregir nuestras vidas. La realidad es que la pandemia sólo es un problema más que nos agregaron como individuos y como sociedad.

Somos seres sociales, no individuales: La pandemia vino a recordarnos que somos una sociedad, y como en toda sociedad, las acciones de todos perjudican a todos. Debemos quitarnos esa falsa idea de “es mi vida, yo hago con ella lo que quiera”; es cierto que cada uno puede hacer con su vida lo que sea, pero siempre hay que tener en cuenta que nuestras acciones por muy mínimas que sean van a repercutir en la sociedad de la que somos parte.

¿Podemos ver o sacar algo bueno de todo esto?

Claro que se puede, podemos ver esta crisis como una oportunidad de verdadero cambio, un chance que se nos está dando para crear cambios sustanciales que se vean reflejados en nuestra vida.

¿Cómo puedo ser diferente a partir de esta pandemia?

Es algo que en palabras suena muy sencillo, pero en acciones tiene su mérito.
Para ser diferente debes empezar a cuestionar todo lo que sucede en la vida diaria, dejar de creer lo que te venden los medios masivos de comunicación. Protestar y oponerte cuando no estés de acuerdo con algo. Despertar tu conciencia individual a como dé lugar. Dejar de buscar el beneficio propio y siempre buscar el beneficio de todos, y no me refiero sólo al beneficio de los seres humanos, si no al del planeta y todos los que lo habitamos.

FIN.

Comparte el amor...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments