Mexicano Estudiantil

Reprobé el examen

EL TIEMPO ESTIMADO DE LECTURA PARA ESTA ENTRADA ES DE: 6 MINUTO(S).

Supongo que la frase: “reprobé el examen” te debe ser familiar, es de esas frases que traen la tristeza implícita y que nos acompañan desde que somos unas criaturas muy pequeñas que ingresamos a la escuela, hasta que somos unas criaturas ya no tan pequeñas que estudiamos en los niveles más altos de la eduación académica.

Un examen es una prueba que se supone mide la cantidad y calidad de tus conocimientos, no tengo ni la más mínima idea de quién tuvo la “brillante” idea de inventar semejante atrocidad, lo único que sé es que hasta estas fechas siguen existiendo, y es la manera más popular que existe para evaluar a una persona, sobre todo si nos centramos en el ámbito estudiantil.

La palabra examen por sí sola es inofensiva, sin embargo, existen muchas personas que simplemente al escucharla se ponen inclusive tensas.

Existen muchas personas que en su vida han reprobado un examen, sin embargo, la gran mayoría hemos pasado por la lamentable situación de si haberlo hecho.

Algunas razones por las que repruebas:

  • No estudiaste para la prueba.
  • No entendiste el tema.
  • No te gusta la materia.
  • No dormiste por estudiar para el examen.
  • Recién llegabas de una fiesta.
  • No sabías que había examen.
  • Te confundiste durante la aplicación del examen.
  • Problemas personales y/o familiares.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Tuviste algún problema antes de la prueba.
  • Terminaste con tu novi@.
  • Los extraterrestres te llevaron a dar una vuelta en su nave y ya no te dio tiempo de estudiar.
  • Intento de secuestro por parte de extraterrestres.

Como habrás notado, existen diversas causas por las que una persona reprueba un examen, algo que debes tener presente es que no pasa nada si repruebas un examen, sólo trata de no hacerlo una costumbre.

En teoría, en una examen no debe existir ayuda durante la aplicación del mismo, sin embargo, puedes pedir toda la ayuda necesaria previamente a la prueba e incluso puedes pedirla después de la prueba. Independientemente del motivo que pudiera provocar semejante tragedia, existen diversas maneras de afrontar este tipo de situaciones.

No todos los examenes son igual de importantes, hay examenes que ni importan y otros de los cuales depende tu futuro, es por esto que debes tratar un examen de acuerdo a su importancia, por ejemplo, un examen parcial comparado con un examen para ingresar al nivel medio superior o superior se queda bastante corto, si no me crees, preguntale a una persona que esté viviendo esta terrible situación, y lo podrás comprobar por ti mismo.

Le debes prestar mayor importancia a la prueba que vayas a realizar si es de un tema que se te complica, que a una prueba que sea sobre un tema que comprendas mejor o incluso se te facilite, esto quiere decir, si tienes dos examenes, un de matematicas y uno de historia, y digamos que eres una persona que domina las matematicas, pero en cuanto a cosas historicas no recuerdas ni cuando cumples años, la sugerencia recae en que debes darle prioridad a tu examen de historia, y prepararte principalmente para esa prueba, lo anterior debe llevarse a cabo sin descuidar la otra prueba.

Otra cosa que debes tener presente es que por más que te prepares para presentar tu examen, no siempre vas a aprobar, o no siempre vas a alcanzar la calificación deseada, esto no debe ser un motivo para que no te prepares para realizar la prueba.

Incluso se te puede presentar el caso de que repruebes el mismo examen más de una ocasión, independientemente de que hayas reprobado 2, 3, 5, 10 veces la misma prueba, no te dejes vencer, debes seguir intentando las veces que sean necesarias, para este caso extremo es sugerible que pidas la ayuda que consideres necesaria.

La ayuda previa o posterior a la presentación de un examen se la puedes pedir a un profesor, a un compañero, a un amigo, a un familiar, a un asesor, a un psicólogo, etc., la ayuda la debes solicitar de acuerdo a tus necesidades:

Si el motivo que provoca que no apruebes es falta de conocimiento, puedes recurrir a un profesor o asesor, a ellos podrás solicitarles te expliquen el tema, de preferencia hazlo a la hora de clase, de esta manera lograrás que otras personas que no hayan entendido o que tengan dudas similares a la tuya puedan resolverlas. Debo advertirte que puede que tu profesor sea de esas personas que como dicen por ahí: “este ni sabe, no sé porqué es profesor”, en este caso puedes recurrir a profesores alternos al tuyo. También puedes pedir ayuda a algún compañero o amigo que domine el tema, esto puede facilitar tu comprensión, aunque debes tener cuidado, ya que no todos pueden o están en la disposición de enseñar, por cuestiones de voluntad o falta de capacitación.

Si tus motivos están orientados a problemas personales y/o familiares, puedes solicitar ayuda a la persona que más confianza tengas, puede ser un amigo, familiar, etc.

Si crees que tus problemas son los hábitos, es decir, estudiaste a la mera hora, o ni siquiera estabas enterado que había un examen en puerta, se sugiere que modifiques los mismo, incluso puedes solicitar la intervención de un psicólogo, esta persona está capacitada para ayudarte a moldear tu conducta, puede que mejorando tus hábitos tus calificaciones sean aprobatorias.

Finalmente, si eres una persona a la que intentaron secuestrar seres de otro planeta, puedes pedir la intervención gubernamental.

Recuerda, un examen se dice que sirve para medir tu conocimiento, y a menos de que tengas alguna limitante que esté fuera de tu control, eres una persona capaz de presentar una prueba y acreditarla, tu meta debe ser dejar en el pasado la frase: “Reprobé el examen”.

FIN.

Comparte el amor...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments