Mexicano Cotidiano Mexicano Económico Mexicano Social

El mundo de las propinas

EL TIEMPO ESTIMADO DE LECTURA PARA ESTA ENTRADA ES DE: 8 MINUTO(S).

Hace unos días leyendo las noticias me encontré con una muy particular, una mesera se enojó porque le dejaron sólo $200 de propina en una cuenta que ascendía a los $7000 de consumo de alimentos. Motivo por el que decidí escribir el siguiente texto.

En la actualidad es algo sumamente normal y natural tener que dejar propina en todos lados y por cualquier motivo.

Algunos ejemplos de situaciones en los que se debe dejar propina:

– Consumo de alimentos en algún sitio fijo (restaurante, fonda, pizzería, etc.).
– Carga de gasolina.
– Recepción de paquete de paquetería en domicilio.
– Al comprar en un establecimiento con empacadores voluntarios.
– Estacionamientos con la presencia de “franeleros” o “viene viene”.
– Estacionarse en vía pública.
– Utilizar servicios de reparto de comida a domicilio.
– Utilizar servicios de transporte tipo UBER.

Es necesario aclarar que estos son sólo unos pocos ejemplos de situaciones cotidianas en las que hay que dejar propina.


Hay lugares en los que existe una ley no escrita que dice que es obligatorio darle propina a las personas, en caso contrario eres señalado moralmente, por ejemplo, las gasolineras, los restaurantes, los empacadores voluntarios. Este señalamiento te deja parado como una persona poco empática, tacaña e incluso mala.


Para hacer más explicita esta situación pongamos un ejemplo, vas a restaurante, consumes tus alimentos y te retiras sin dejarle propina al mesero; ante los ojos del mesero quedas mal, ya que es una especie de ofensa hacía su persona el hecho de que no le hayas dejado propina por el servicio prestado; ante los ojos de las personas eres un codo, tacaño, miserable, entre otros adjetivos despectivos. Esto se agrava si el mesero depende económicamente de las propinas ya que esto te convierte en lo peor de lo peor.
Así es como se rige el mundo actualmente si hablamos del tema de las propinas.

Ahora bien, resulta que las propinas son sólo una invención perfecta de los grandes y pequeños capitalistas, pero, ¿por qué?, las propinas sólo son una solución que beneficia a los dueños de los negocios y perjudica a la persona que recibe la propina y al consumidor.

Vamos a explicar a qué me refiero. El trabajador debería de tener un sueldo digno que sea suficiente para satisfacer todas sus necesidades, pero esto no sucede así. Para no abstraer todo esto y confundirte regresemos al ejemplo del mesero del restaurante; el mesero de nuestro ejemplo no debería de estar atenido a que los clientes le regalen dinero, ya que los clientes al pagar su consumo de alimentos están entregando dinero al dueño del restaurante, y el dueño, en lugar de distribuir ese dinero ganado y pagar sueldos adecuados al mesero, se inventa esta idea llamada propina, con lo que el cliente paga doble (no en un sentido estricto, ya que tendría que dejar una cantidad idéntica a la del consumo en propina), paga el dinero por su consumo y paga el dinero que le regala al mesero a través de eso llamado propina. El único que gana aquí es el dueño del restaurante, ya que se está ahorrando muchísimo dinero al no pagar un salario digno, y por ende, las prestaciones de ley, refiriéndome a aguinaldo, prima vacacional, seguro social, etc. serán mucho menores.


Ya he dicho que el cliente pierde, porque al dejar propina está pagando dos veces. ¿Cómo es que pierde el trabajador? Es muy simple, muchas prestaciones de ley en México se calculan con base en el salario del trabajador. Ponemos dos situaciones hipotéticas:

Situación 1: El trabajador gana $4,000 al mes de sueldo base, todo su demás ingreso lo gana por propinas del dinero que la gente regala. Y da un total al mes de $13,000, por lo que se puede inferir que el trabajador percibe $9,000 por pura propina.
Situación 2: El trabajador gana $13,000 al mes de sueldo base y no percibe propinas.

Es un hecho de que en ambas situaciones gana exactamente la misma cantidad de dinero, es decir, $13,000. Pero no hay que olvidar que estos son casos hipotéticos, en la situación 1 habrá veces que gane mucho menos, lo mismo o mucho más; en la situación 2 siempre ganará lo mismo. Esto sólo en términos del dinero, ahora, si lo vemos en términos de las prestaciones de ley que deben recibir los trabajadores mexicanos; en la situación 1, el trabajador ganará mucho menos de lo que merece por concepto de prima vacacional y aguinaldo, además, que se ingresará mucho menos dinero en su afore (ahorro para el retiro), por lo que cuando el trabajador deje de ejercer, su sueldo será tan pequeño que deberá buscarse un trabajo -aún y si ya tiene 60 o 65 años- para poder subsistir, esto a pesar de ya haber trabajado toda su vida.

El patrón es el único beneficiado de que existan las propinas, ya que al dar un sueldo bajo a sus trabajadores, debe pagar menos de primas vacacionales, aguinaldos, aportaciones a seguridad social, etc. Espero que en este punto ya te hayas dado cuenta que al dar propinas para sustituir el hecho de que un patrón no le pague correctamente a su empleado, estás afectando tu bolsillo y el futuro del trabajador.
Lo anterior es si tomamos en consideración el ejemplo de un empleado contratado en un restaurante que recibe un sueldo injusto y depende de las propinas para medianamente compensar sus gastos diarios presentes.

Pero, está un caso mucho peor, el caso de las propinas a las personas que ni siquiera están contratadas, por poner un ejemplo, los empacadores voluntarios de los comercios. Estas personas dependen al 100% del dinero regalado por los consumidores, este es el mejor logro de los patrones, ya que trabajan para sus empresas o negocios y no tienen que pagarles un solo peso. Cuando tu le das una propina a un trabajador de este tipo estás fomentando que el patrón siga viendo crecer su negocio y no tenga que contratar al empacador como su empleado, por consiguiente, el trabajador no tendrá prestaciones de ley, lo que incluye seguridad social, acceso a incapacidad laboral en caso de accidente, etc.

Aquí la táctica empleada por todos los patrones que se benefician del tema de las propinas es jugar con la necesidad de los trabajadores y valor social de la gente. Juegan con la necesidad en el sentido de que le dicen a los trabajadores, esfuérzate para que te dejen una buena propina y ganes bien. Y juegan con el valor social de la gente al estructurar socialmente que si no dejas propina estás afectando económicamente al empleado, vendiendo la idea de que tú como consumidor estás afectando al trabajador, solapando que el que está afectando realmente al trabajador es el patrón.

Recuerda, cada que dejes una propina, te perjudicas a ti y al trabajador y beneficias al patrón.

Quiero concluir este texto especificándote que lamentablemente esta situación del mundo de las propinas ya está muy bien estructurada y fundamentada, por lo que si tú dejas de darle propina a las personas como individuo, no lograrás más que ser mal visto por el trabajador al que no le diste la propina y por la sociedad. Para erradicar esta problemática llamada “propinas” se requieren de medidas a nivel sociedad.

 
 

¿Deseas que hable sobre algún tema en específico en futuras ocasiones? Puedes comunicar tus ideas al correo: ideas@elblogdegoyo.mx o por medio de las redes sociales: facebook, twitter o vk.

Suscríbete a nuestro SERVICIO DE SUSCRIPTORES y recibe en tiempo real una notificación en tu correo electrónico cada que publique nuevo contenido. Da clic aquí para suscribirte.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments